Please enable JS

Cambio de mentalidad en las PYMES (II)

Confundir el cambio y la innovación...
Mentalidad en las PYMES
Mentalidad en las PYMES

Cambio de mentalidad en las PYMES (II)

Septiembre 14/admin/Productividad

Teoría del cambio comunicativo en la microempresa.

Si en otro artículo hablábamos del cambio de mentalidad como uno de los retos del empresario español, en éste vamos a profundizar en actitudes y comportamientos concretos.

Un error recurrente y que me he encontrado en numerosas ocasiones en pequeños empresarios es confundir el cambio y la innovación con riesgo y por contra el inmovilismo como fórmula secreta del éxito. Incluso con sus frases típicas como "si va bien no lo toques" o "cuando haya beneficios invertiré" o "el ladrillo es más rentable (?)" Hemos vivido (vivimos) una época en la que cualquier disculpa valía para no acometer cambios. En realidad detrás de estos comportamientos lo que existe es un miedo a lo desconocido, casualmente al no-conocer, y quizá a esa cultura de no-esfuerzo. La rutina es más cómoda, no cuesta esfuerzo, es mecánica, repetitiva (algunos lo llaman zona de confort). Por tanto una primera clave para salir de este bucle sería introducir pequeños objetivos que nos abran, las puertas y nos quiten el miedo a aprender.

Paralelamente a este proceso de aprendizaje el empresario comenzará a valorar el trabajo que supone poner en marcha planes y acciones concretas en el campo de la comunicación - marketing - diseño - programación, algo esencial a la hora de contratar y entender la diferencia entre inversión y gasto (en algunas ocasiones no-conocer conlleva cierto desprecio infravalorando el trabajo y consecuentemente entendiéndolo como algo prescindible). Vencer la resistencia a la rutina implica estar en el camino adecuado para entender la transformación como fundamental para estar al día. 

Blogs y webs, referencias obligadas (en busca de criterio)

Tipos cambios a introducir en un primer momento: Internet está plagado de blogs, webs con artículos sobre marketing, comunicación, diseño, etc. Visitarlos (y leerlos) es un buen comienzo. En las redes sociales, igualmente, hay continuas referencias, cada red tiene su propio lenguaje y podemos acercarnos a la que más se adecue a nuestra forma de aprender. Otro cambio muy interesante es hacer nuestros pequeños experimentos, tanto en diseño, como en redacción o creando un perfil en una red y entender su lógica. Importante, estas nuevas rutinas no tienen el objetivo de hacernos especialistas, ni autosuficientes, ni debemos perder el tiempo intentando ser un profesional. Persiguen en un primer momento romper hábitos y abrirnos nuevas puertas al cambio, combatir el inmovilismo del empresario, aceptar los problemas como un reto y como posibilidad incluso de nuevos proyectos. 

No vivir de espaldas a la nueva realidad 

Así pasamos del miedo a lo desconocido y de la rutina de confort al aprendizaje-esfuerzo, que nos conduce a introducir una mentalidad favorable al cambio. Insisto, no podemos caer en el error de descuidar nuestro trabajo y que internet es convierta en el refugio perfecto parera eludir nuestras responsabilidades. En todo momento hablamos de pequeñas rutinas como elemento favorecedor de un cambio de mentalidad, nunca de una finalidad en si misma. Y en este caso concreto de un cambio hacia aceptar la comunicación en su sentido más amplio, como un elemento importante en la transformación de nuestra empresa



RELATED POSTS


Recent posts